Primer día de barnehage

barnehage

Hace tres semanas que Diego ha empezado la guardería, o barnehage, como se llama aquí en Noruega.

Nuestra barnehage

La barnehage de Diego es una guardería pública y pequeña que cuenta con dos secciones: una para los niños de 1 a 3 años y otra para los mayores de 3 a 6 años, que están separadas por una sala grande multiusos donde realizan muchas actividades juntos. La sección de Diego es la de 1 a 3 años, en total son 8 niños y tienen 4 adultos al cargo (una profesora, dos auxiliares y una estudiante), con lo que se aseguran de que los niños estén siempre atendidos.

El horario de apertura es de 7 de la mañana a 5 de la tarde, y aunque puedes llevar y recoger a los niños cuando quieras, piden que todos lleguen antes de las 9 y cuarto para poder empezar con las actividades.

En la guardería ofrecen tres comidas, el desayuno lo sirven de 8 a 8 y media y los niños que lleguen más tarde de esa hora deben haber desayunado en casa; a las 10 y media toman fruta y leche, y a la una y media sirven la comida, que como todo lunch noruego consiste en rebanadas de pan con mantequilla, queso, embutidos o paté, fruta y leche. En invierno un par de veces a la semana les ofrecen un plato de comida caliente, sopa o pescado.

barnehage

La barnehage tiene además un jardín y un patio grande alrededor del edificio, con tobogán, columpios, arenero, una cabaña y un montón de espacio donde realizar actividades al aire libre. Una cosa que me gusta mucho y que me llamó bastante la atención es que los niños se pasan la mayor parte del tiempo fuera, sin importar si hace sol o nieva. De hecho, un día a la semana hacen una excursión por el barrio, los llevan a un parque, a visitar otra guardería, al supermercado o a la biblioteca. Por eso cuando empieza el curso te dan una lista con toda la ropa que tienen que llevar a la guardería, que va desde ropa de repuesto por si se manchan, a ropa impermeable y botas de agua en primavera y ropa de abrigo y botas de nieve en invierno; para que estén preparados para todo y siempre puedan salir a jugar al patio.

El periodo de adaptación

El 1 de Agosto nos dividieron a las familias en pequeños grupos y diferentes horarios para poder conocernos a todos. El primer día se trata principalmente de conocer al personal de la guardería, las instalaciones y que los niños se vayan familiarizando con el entorno, por lo que nos piden a los padres que nos quedemos con los niños un máximo de dos horas para que jueguen y conozcan la guardería sin que les resulte un día pesado.

A nosotros nos citaron a las 11 de la mañana, así que con ilusión y ganas, pero también con nervios y algunas dudas, llegamos puntuales a la barnehage. Nos recibieron junto con otra familia de padre noruego y madre inglesa, para poder explicarnos el funcionamiento de la guardería en inglés, lo que fue todo un detalle; y tras una visita por las instalaciones, enseguida se centraron en los niños: sus gustos, sus aficiones, sus intereses… Como esa mañana hacía muy buen día los dos quisieron salir a jugar al jardín, se pasaron toda la mañana entre el tobogán y el arenero, y cuando llegó la hora de marcharse, Diego no se quería ir.

barnehage

Al día siguiente pidieron que todos los niños llegasen en torno a las 9 de la mañana, los dejásemos unas horas y volviésemos a recogerlos a las 12. Yo entré con Diego y me quedé jugando con él una media hora mientras los demás padres se iban despidiendo poco a poco, algunos niños decían adiós con la mano con una sonrisa, y otros se quedaban mirando la puerta en un mar de lágrimas, pero enseguida acudía una profesora al consuelo con algún juguete y en un par de minutos la situación estaba controlada. Cuando me decidí a irme Diego estaba entretenido jugando con coches y camiones, le dije que en un ratito volvía a buscarle y me despedí con un beso, él no soltó los juguetes y me miró como extrañado mientras salía por la puerta, pero una profesora se puso a jugar con él y me fui sin escuchar ningún llanto tras de mí.

En un par de horas volví a recogerlo y cuando llegué estaba jugando en el jardín con otros niños, eso sí, en cuanto me vió vino corriendo y se me echó al cuello, me comentaron que había llorado un poco al rato de haberme ido, pero que enseguida se le había pasado.

El tercer día pretende ser ya un día normal en la guardería, llegando a las 9 y recogiendo a los niños a las 2, aunque piden a los padres que estén disponibles y pendientes del teléfono por si surge algún problema, cosa que no hizo falta.

Diego ya sabía a lo que iba y salió muy contento de casa, pero en cuanto llegamos a la guardería todo su afán era convencerme de que me quedase a jugar con él y no me fuese. Me quedé un ratito más para que cogiese confianza, pero cada vez que me acercaba a la puerta y me despedía venía corriendo y me tiraba de la mano. Al final cuando me fui Diego se quedaba llorando mientras la profesora que lo consolaba me hacía un gesto de que lo estaba haciendo bien, aunque yo no estaba muy convencida en ese momento… Ella debió de notarlo, porque a la media hora recibí un mensaje suyo con una foto de Diego jugando en el jardín tan contento, y la verdad es que me tranquilizó bastante. Al final de la mañana cuando volví a recogerlo, Diego tampoco quería marcharse.

Nuestra nueva rutina

barnehage

Desde entonces poco a poco hemos ido acostumbrándonos a nuestra nueva rutina, con paciencia y a nuestro ritmo. Y aunque al principio Diego intentaba convencerme para que me quedase con él en la guardería, cada vez lo hacía con menos insistencia, hasta que ahora en cuanto llegamos me dice que me vaya.

Todas las mañanas va súper contento, se nota que le encanta jugar y se lo pasa en grande. Cuando llegamos me da un beso y se despide de mí con una sonrisa, y cuando vuelvo a buscarle me recibe con un abrazo y nunca tiene prisa para irse, de hecho no se marcha hasta que no le ha dado un beso y un abrazo de despedida a todas y cada una de las profesoras y a todos sus amigos. Incluso algunas veces por las tardes me dice que quiere volver a la barnehage ¡otra vez!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *