Portavelas navideños con tarros de cristal. Diy paso a paso

Ilumina tu Navidad con portavelas navideños hechos con materiales reciclados.

Portavelas navideños con tarros de cristal

En Navidad los días son cortos y las noches más largas, o muchísimo más largas, como nos ocurre en Noruega. Por eso la iluminación cobra un papel protagonista en nuestra decoración navideña.

En mi caso, además de complementar con algunas luces, me encanta decorar con velas. Y tengo que decir que en los países nórdicos son unos verdaderos expertos en el tema. Sólo con dar un pequeño paseo por cualquier pueblecito o ciudad puede verse como todas las ventanas están cuidadosamente decoradas con figuras de porcelana, portavelas, plantas y lamparillas; que cambian con cada época del año, pero sin duda la de Navidad es mi época favorita. Por eso en mis ventanas este año no pueden faltar unos portavelas navideños con mi toque personal.

¿Qué materiales necesitamos?

Portavelas navideños con tarros de cristal

  • Botes vacíos de mermelada
  • Papel y tijeras
  • Cinta de doble cara transparente
  • Medio metro de lana roja y blanca
  • Recortable para descargar:  

¿Cómo hacemos nuestros portavelas navideños?

Portavelas navideños con tarros de cristal

Empezamos limpiando bien los tarros de cristal por dentro y por fuera una vez consumidos, para que no nos queden restos de pegamento ni etiquetas. Imprimimos y cortamos nuestro pueblo navideño, recortando todas las ventanillas para que la luz de las velas las atraviese una vez colocado. Utilizamos un pequeño trozo de cinta de doble cara transparente en los extremos del motivo y lo colocamos alrededor del bote de cristal por la cara exterior.

Por último, entrelazamos dos trozos de lana roja y blanca para adornar el cuello del bote con un lazo. Y ya sólo nos queda iluminar nuestro portavelas navideño colocando una vela en el interior.

Iluminando la Navidad con velas LED.

Portavelas navideños con tarros de cristal

Este año he descubierto las velas con iluminación LED, probablemente existan desde hace años, pero hay algo mágico en ver arder la llama real de una vela, una hoguera o una chimenea que había hecho que yo no les hubiese prestado atención hasta ahora.

Con niños pequeños en casa la decoración con velas había prácticamente desaparecido para nosotros, sobre todo por temas de seguridad, pero con estas nuevas velas LED, que tienen una luz cálida y un suave parpadeo para imitar las velas reales, puedo por fín volver a poner bien a la vista mis portavelas navideños.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *