Nuestra primera Navidad en Noruega

Este año hemos pasado nuestra primera Navidad en Noruega, descubriendo sus costumbres y aportando las nuestras.

navidad en noruega porsgrunn

El año pasado Diego y yo huimos a tierras más cálidas para pasar la navidad en familia en cuanto empezó el frío, y Daniel se nos unió durante los festivos. Pero este año, embarazada y saliendo de cuentas el 5 de diciembre, la cosa pintaba diferente desde el principio. Para empezar era imposible hacer planes cuando no sabíamos qué día nacería Iria, el tema de sacarle el pasaporte no prometía ser ágil en medio de tantos festivos, y además, no nos gustaba la idea de viajar con ella siendo aún tan chiquitita.

Pero cuando nos habíamos hecho a la idea de pasar una Navidad en Noruega de lo más tranquila siendo sólo cuatro en casa, las familias al completo nos dieron una sorpresa y fueron sacando billetes para pasar con nosotros las fiestas, una buena excusa para venir cuanto antes a conocer a Iria, por supuesto. Si Mahoma no va a la montaña…

Primer domingo de adviento: el encendido navideño

navidad-en-noruega-encendido-navideno

La Navidad en Noruega empieza como en muchos otros sitios con el encendido navideño, sin embargo  aquí se realiza en una fecha muy concreta: el primer domingo de adviento, cuatro domingos antes del día de Navidad.

A las 5 de la tarde, ya casi noche cerrada, comienza un festival con villancicos tradicionales y se inaugura el encendido navideño en el lado oeste de Porsgrunn; a continuación se reparten antorchas entre los participantes y se acompaña a la banda de música en una procesión de luz que va del lado oeste hasta la plaza del ayuntamiento, donde se inicia también un festival de villancicos. Tras el discurso del alcalde, un cuentacuentos se dirige a los niños y les explica el significado del adviento y la Navidad, para a continuación repartir caramelos y encender el gran árbol de navidad que inaugura las fiestas.

13 de diciembre: Santa Lucía

navidad-en-noruega-santa-lucia

El día de santa Lucía (luciadagen) es uno de los más importantes de la Navidad en Noruega, cosa que me llamó bastante la atención ya que no suelen celebrar santos por estas tierras. Se celebra sobre todo en iglesias, colegios y guarderías, donde se viste a los niños con túnicas blancas y coronas de velas, se celebra una procesión con velas alrededor del edificio y se comen galletas de jengibre y mazapanes típicos de este día: lussekatter.

En la guardería de Diego nos invitaron a todos los padres a asistir al desfile de los niños y a degustar los pastelitos y un ponche típico que me dijeron que no me iba a gustar (ellos mismos tienen poca confianza en su gastronomía). Pero como Diego se despertó con fiebre y yo me puse de parto nos perdimos la tradición, pero eso sí, disfrutamos de Iria, el regalo más bonito de estas navidades.

Nochebuena y Navidad en Noruega: Julaften y Jul

navidad-en-noruega-encendido-navideno02

Al igual que en España la Nochebuena y la Navidad en Noruega se celebran en familia, con una cena y una comida tradicionales compuestas de costillas de cerdo (ribbe) o de cordero (pinnekjott) que os explicaba en mi último post sobre la cocina navideña noruega: julemat.

Nosotros lo celebramos bien acompañados por mis padres, que nos hicieron una visita para poder conocer a la nueva nieta y disfrutar del nieto ya conocido. Y aunque estuvimos tentados en preparar un menú tradicional noruego, no pudimos resistirnos a traer nuestras tradiciones a Noruega y por eso no nos dio pereza cogernos el coche 45 minutos para ir a la pescadería de un pueblo de la costa donde poder comprar pescado y marisco frescos. Eso sí, después de algunos villancicos había que irse pronto para la cama para esperar la llegada de Julenisse, o Papá Noel, que como nos habíamos portado muy bien llegó cargado de regalos.

Fin de año: Nyttårsaften

navidad-en-noruega-nyttarsaften

La última semana del año la pasamos como auténticos noruegos: ¡en la nieve! Después de todo el mes de noviembre nevado, y tras haber amenazado a toda la familia con venir bien abrigados para el frío y una navidad blanca, se pasó todo diciembre sin nevar. Así que no nos quedó más remedio que cumplir lo prometido. Nos cogimos a toda la familia de Daniel, que había venido de visita, y nos los llevamos a una cabaña en la montaña para poder pasar un par de días en la nieve y que los niños disfrutasen de las bajadas en trineo una y otra vez.

Como colofón final de nuestras fiestas navideñas, ya que por aquí ya no pasan los reyes magos ni tenemos más festivos, celebramos en familia la noche de fin de año, o Nyttårsaften. Con uvas pero sin campanadas por el colapso de la conexión a internet a las 12 de la noche, despedimos el año disfrutando del espectáculo de fuegos artificiales que nos dieron todos los vecinos; ya que los noruegos celebran la cuenta atrás y todos y cada uno salen al jardín a celebrarlo con luces y petardos.

Por aquí ya hemos despedido a las visitas y esta semana recuperamos la normalidad tras las fiestas. Ahora toca ponerse en serio a trabajar para poder cumplir con los propósitos de año nuevo, y desearos a todos un año inspirado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *