DiY. Un jarrón de flores muy sencillo

O de cómo transformar una simple botella de detergente en un aparente jarrón de flores que consiga alegrar tu centro de mesa.

Jarron de flores

 

Ayer por la tarde no me pude resistir. Tras la vuelta de las vacaciones de semana santa, las lavadoras, la limpieza y volver a poner la casa punto, también tocaba hacer la compra… Pero justo en la entrada del supermercado, entre la avalancha de ofertas de todo lo que había sobrado en pascua, había una zona de flores. Y allí estaba, algo escondido entre un montón de flores amarillas, un bouquet de tulipanes! De color coral con algunos detalles en amarillo, justo como los que había llevado en mi ramo de novia.

Y será porque parecía una señal, o simplemente por alegrarme el día, pero fue lo primero que metí en la cesta de la compra.

Al salir tan contenta con mi ramo me di cuenta de que no tenía ningún jarrón en casa donde poner las flores, así que enseguida me acordé de la botella de detergente que había guardado porque me parecía que tenía una forma sugerente. Diego y yo nos paramos en el río de camino a casa para recoger unas piedrecitas, y nada más llegar nos pusimos manos a la obra.

Jarron de flores

¿Qué materiales necesitamos?

  • Una botella de detergente o cualquier otra botella de plástico que nos guste.
  • Cuchillo, cutter o tijeras
  • Papeles de colores
  • Cuerda
  • Un puñado de piedras pequeñas
  • Nuestras flores favoritas

¿Cómo hacemos nuestro jarrón?

Cortamos el cuello de la botella con el cuchillo, a una altura que nos permita tener una abertura donde nos quepan las flores. Quitamos las etiquetas adhesivas y limpiamos los restos de pegamento con agua tibia. Cortamos unas tiras de papel de colores, yo he utilizado una tira de papel de embalar lisa para la base y una tira de papel estampado para combinar. Sujetamos el papel a la botella con cuerda, y ya tenemos nuestro jarrón!

Rellenamos el fondo del jarrón con un puñado de pequeñas piedras de río, esto es importante para que el jarrón tenga suficiente peso y las flores no hagan que vuelque. Por último ya sólo nos queda echar agua y poner nuestras flores en él.

Jarron de flores

Y ya lo tenemos, la mejor excusa para convertir una cena cualquiera en una cena especial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *