Copos de nieve de papel. Diy. Tutorial paso a paso

Llenamos la Navidad de copos de nieve de papel de distintas formas y tamaños

Copos de nieve de papel

Parecerá una tontería, pero siempre había querido saber hacer copos de nieve de papel (mi próxima asignatura pendiente es aprender a hacer pajaritas de papel, pero eso lo dejo para más adelante). Me parecía complicadísimo, pero una vez que me he puesto a ello me he dado cuenta de que nada más lejos de la realidad, resulta muy sencillo y entretenido, una actividad ideal para hacer con niños.

¿Qué materiales necesitamos?

Únicamente necesitamos cuadrados de papel de todos los tamaños, lápiz y tijeras. El papel debe ser fino o de poco gramaje para que nos resulte fácil cortarlo, eso sí, con unas buenas tijeras de papel; esto es más importante cuanto más detalle queramos añadir a nuestros copos de nieve.

¿Cómo doblar el papel?

Copos de nieve de papel

Aquí está el truco del asunto, una vez que nos hagamos con el modo de doblar el papel, podremos hacer tantos copos de nieve como queramos. El método es sencillo: Cogemos un cuadrado de papel y lo doblamos por la mitad obteniendo un triángulo, éste triángulo volvemos a doblarlo por la mitad y lo giramos hasta que el lado más grande nos quede hacia arriba. Ahora tomando como referencia el vértice inferior doblamos un tercio sobre el lado superior hacia delante, y el lado contrario hacia atrás como muestra la imagen. De esta manera obtendremos copos de nieve de papel de 6 puntas.

Dibujamos la silueta de nuestros copos de nieve de papel

Copos de nieve de papel

Siluetas de copos de nieve de papel para descargar:

Éstas son mis favoritas, pero en lugar de recortarlas y calcar el dibujo sobre los copos de papel, prefiero utilizar un lápiz para dibujar las formas, más sencillas para los copos pequeños y más complicadas en los grandes. Con un pequeño cambio en el dibujo el resultado cambia completamente; las posibilidades son infinitas, como las formas de los copos de nieve reales.

El resultado final

Copos de nieve de papel

Para ver cómo queda el resultado, una vez dibujada la silueta sobre el pliegue de papel la recortamos y desdoblamos con cuidado nuestro cuadrado de papel, que se habrá convertido en un bonito copo de nieve. Si queremos decorar cualquier superficie plana podemos pasar la plancha sobre el papel para quitarle las arrugas, pero si lo que queremos es colgarlo de las ventanas para hacer el efecto de la nevada como es mi caso, me gusta que se queden como están para tener algo de volumen.

Otra gran idea, además de utilizar distintos tamaños, es combinar diferentes colores, como hacen en este otro tutorial de Papelisimo.es; donde también se pueden descargar fichas con copos de nieve para colorear para los más pequeños que aún no saben recortar.

¿Y a tí cuantas formas se te ocurren para recortar tus propios copos de nieve de papel?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *