Cojín de lactancia. Diy. Tutorial y patrón gratis

cojin de lactancia

El cojín o almohada de lactancia es sin duda uno de los accesorios de bebé que más he utilizado con Diego, llego a decir que no podía vivir sin él. Lo llevaba conmigo allí donde estuviera, incluso de viaje, y hasta mi madre reconoció que le hubiese gustado tenerlo en su época. 

Yo lo he utilizado durante el embarazo para ayudarme a conseguir una postura cómoda en la cama o en el sofá los últimos meses; sobre todo durante la lactancia, para ayudarme a sujetar al bebé y que los dos estuviésemos mucho más cómodos durante la toma; y también como hamaca, cuando la espalda de Diego ya estaba algo más fortalecida, ya que podía tumbarlo en el centro del cojín y su forma lo recogía y evitaba que se moviese hacia los lados.

Por eso cuando dejé de usarlo con Diego no lo guardé muy lejos, y es una de las cosas que primero he recuperado para mí en el embarazo y para su hermanita en cuanto nazca. Así que aquí os dejo el patrón que utilicé y el tutorial paso a paso para que podáis hacer uno vosotros mismos.

¿Qué materiales necesitamos?

cojín de lactancia

  • 1 metro de tela básica de algodón
  • 1 metro de tela estampada de algodón
  • 1 kilo de relleno de cojín
  • Patrón    
      

¿Cómo hacemos nuestro cojín de lactancia?

El primer consejo que tengo que dar es el de lavar las telas de algodón antes de utilizarlas, ya que pueden encoger, así evitamos que encojan más adelante cuando la funda del cojín puede quedarse pequeña.

cojín de lactancia

Empezamos descargándonos e imprimiendo el patrón del cojín de lactancia, y lo montamos como indica el esquema. Siguiendo el patrón recortamos dos piezas iguales en tela básica de algodón y, a continuación, cosemos todo el borde con los derechos de la tela enfrentados, teniendo cuidado de dejar un hueco libre para poder rellenar el cojín. Damos la vuelta a la funda del cojín de lactancia para que las costuras nos queden en el interior, y rellenamos nuestro cojín con un kilo de relleno aproximadamente. Según queramos que la almohada sea más firme o más blandita podemos añadir o quitar relleno a nuestro gusto. Por último cosemos el hueco que queda abierto en nuestro cojín para que el relleno no se escape.

Ahora cogemos la tela estampada de algodón para hacer la funda de nuestro cojín de lactancia. Esta funda vamos a hacerla desenfundable para poder lavarla fácilmente cuando lo necesitemos. Para ello, cortamos una pieza entera en tela siguiendo nuestro patrón y, a continuación, dos piezas 10 cm más largas que la mitad del patrón para que puedan superponerse. Rematamos los bordes pequeños de nuestras piezas traseras y las colocamos superpuestas sobre la pieza completa delantera, con los derechos enfrentados. Por último cosemos todo el borde de nuestra funda y le damos la vuelta utilizando el hueco que nos queda entre las piezas traseras, que será por donde introduzcamos también el cojín de lactancia.

cojín de lactancia

Y ya tenemos nuestro cojín o almohada de lactancia listo para usar. Yo lo terminé un par de meses antes de que naciese el enano para poder utilizarlo también a la hora de dormir. Cuando ya es difícil encontrar una postura cómoda en la cama, podemos poner la almohada entre las piernas y nos ayudará a estar más cómodas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *